10.7.18

Las diez hermanas del campo mexicano

Son 10. Son grandes. Pertenecen gobernadores, políticos,prominentes empresarios

y trasnacionales. Y son las consentidas de as autoridades en el agro nacional. Son las 10

hermanas del campo mexicano.Las 10 principales empresas que controlan,

acaparan, comercializan, revenden y obtienen ganancias millonarias con los alimentos de

consumo general. No sólo eso: información oficial evela que reciben anualmente millonarios ubsidios del gobierno federal. Cantidades muy lejanas a lo que se otorga a campesinos y organizaciones gropecuarias de México.Un ejemplo: en los primeros cinco meses de ste año, sólo entre esas 10 empresas se repartió 3 por ciento de los recursos que la Secretaría e Agricultura transfirió como subsidios a 300 ompañías y organizaciones. Puesto en pesos, las 10 hermanas se llevaron 550 millones de los mil 282 millones de pesos que el gobierno federal entregó en subsidios a la agroindustria de enero a mayo de 2008. Sus nombres son muy conocidos: Bachoco, Minsa, Maseca, SuKarne, Cargill, entre ellas. Y sus propietarios son políticos como el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, o el alcalde de Culiacán, Jesús Vizcarra, quien aspira a la gubernatura de Sinaloa.

Otras pertenecen a empresarios muy cercanos al poder político: Roberto González Barrera y Raymundo Gómez Flores, por citar dos casos. Y las hay filiales de transnacionales como Cargill, una de las más poderosas corporaciones que controlan los alimentos a nivel mundial, y que a pesar de su poderío económico recibe subsidios del gobierno mexicano. Este es un retrato de ellas, de las 10 grandes hermanas del campo mexicano —para identificarlas al igual que a las “siete hermanas” de la industria petrolera mundial, es decir, las siete compañías trasnacionales que controlan ese

mercado en el planeta.

✱✱✱

Viajemos por sus grandes complejos, calculemos las horas-hombre, tracemos sus movimientos bursátiles: leamos de quiénes se trata. Empecemos con un vistazo al documento “Concentrado de avance por subprograma y/o esquema de apoyos entregados” elaborado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarollo

Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), para saber cómo al día 29 de mayo de 2008 el

gobierno federal había beneficiado con subsidios a esas empresas de la siguiente manera:

Gradesa. Granos y Derivados, SA. Es una organización agrícola de Sonora capaz de exportar 300 mil toneladas anuales a Europa, Asia, África y Sudamérica; es la empresa con mayor movimiento en Ensenada y su representante es Guillermo Navarro Rivera.

Por flete terrestre de 16 mil toneladas de maíz blanco recibió un subsidio de 6 millones

548 mil pesos.Por apoyo a la exportación de 70 mil toneladas de trigo cristalino, cosecha otoño-invierno 2007 del estado de Sonora: 28 millones 539 mil pesos.

Por apoyo a la exportación de 104 mil toneladas de trigo cristalino, cosecha 2006-2007 de Baja California y San Luis Río Colorado: 52 millones 509 mil pesos. Por apoyo a la exportación de 61 mil toneladas de maíz blanco: 24 millones 684 mil pesos.

Total: 112 millones 282 mil pesos en los primeros

cinco meses de este año.

Minsa. Maíz Industrializado del Sureste.

Propiedad de Raymundo Gómez Flores, pionera

y líder en la fabricación de harina de maíz para

todo el mundo.

Es líder internacional en la fabricación de

harina de maíz. Inició operaciones en 1952 como

empresa privada; sin embargo, un año más tarde

despertó el interés de la paraestatal Conasupo,

que la compró y la renombró Miconsa. En

octubre de 1993 fue readquirida por la iniciativa

privada.

Minsa tiene presencia en toda la República

Mexicana y Estados Unidos, a través de la ubicación

estratégica de sus ocho plantas. Cotiza

en la Bolsa Mexicana de Valores. Registró ventas

netas por 740.9 millones de pesos a marzo

de 2008, 3.2 por ciento superior a lo reportado

en el primer trimestre de 2007.

Por apoyo a flete terrestre de 308 mil toneladas

de maíz blanco recibió 99 millones 828

mil pesos.

Cargill de México. Comercializadora, importadora

y exportadora; produce, procesa y distribuye

productos agrícolas como oleaginosas,

aceites, granos para consumo humano, azúcar,

alimentos balanceados, y proporciona herra mientas financieras para proveer soluciones en

esta actividad.

Cargill también elabora fertilizantes y

agroquímicos, además de alimento para ganado.

Se involucra en la asesoría de proyectos

agropecuarios, en la agroindustrialización y en

la distribución de alimentos.

En otro sector, Cargill participa en la extracción

y comercialización de metales y minerales,

combustibles, en la inversión bursátil

y con capital de riesgo para empresas en crecimiento.

Esta multinacional tiene presencia en más

de 63 países y cuenta con 149 mil empleados.

Un estudio de la organización no gubernamental

Grain destaca que en el último trimestre

de 2007 Cargill incrementó sus ganancias 36

por ciento en comparación con 2006, al obtener

beneficios por 2 mil 340 millones de dólares.

Las prácticas de acaparamiento del maíz en

México han sido comunes

para esta empresa,

dice el reporte, y se acentuaron

tras las reformas

económicas durante la

década de los noventa.

Cargill recibió por

apoyo a la pignoración de

94 mil toneladas de maíz

blanco la cantidad de 25

millones 934 mil pesos.

Por apoyo al flete

terrestre de 83 mil toneladas

de maíz blanco: 24

millones 288 mil pesos.

Y por apoyo a la exportación

de 34 mil toneladas

de maíz blanco obtuvo la cantidad de 12

millones 901 mil pesos.

Total: 63 millones en los primeros cinco

meses de este año.

Unión Ganadera Regional de Porcicultores

de Sonora. A nivel nacional, su producción de

carne de cerdo se orienta al mercado sonorense,

al de Guadalajara y al de la ciudad de México. A

nivel internacional, exporta a Corea y Japón. Su

presidente es Gustavo Bárcenas Santini.

Además de encargarse de la compra de insumos

y del cuidado del estatus sanitario, la

Unión también representa a los productores

ante el gobierno del estado y forma parte de la

Confederación de Porcicultores, el órgano más

importante de representación de los porcicultores

a nivel nacional.

Cuando existe alguna controversia, es la

Unión la encargada de dar la cara por sus agremiados.

agremiados.

Ha logrado unir al 100 por ciento de los

productores tecnificados del estado.

Recibió 61 millones de pesos por apoyo directo

al acceso a 307 mil toneladas de granos

forrajeros.

Compañía Nacional Almacenadora. Subsidiaria

del Grupo Industrial Maseca, (Gruma)

propiedad de Roberto González Barrera. Celebra

los contratos y compra el maíz; también lo

monitorea, selecciona, maneja y transporta.

Es líder mundial en la producción y comercialización

de harina de maíz y tortilla, con

operaciones en México, Estados Unidos, Centro

América, Venezuela, Paraguay, Europa, Oceanía

y Asia.

Inició sus operaciones en México en 1949

con la producción de masa y tortilla. Aparte,

fuera de la producción de harina, Gruma adquirió

10 por ciento del Grupo Financiero Banorte

en 1992. Hoy es el principal accionista de ese

grupo financiero.

En asociación con Archer Daniels Midland

(ADM), Gruma tiene dos molinos de harina de

maíz en Estados Unidos y dos de trigo en México.

En Venezuela adquirió la empresa Molinos

Nacionales, segundo productor de harina de

maíz y trigo de ese país.

Con una planta en Coventry, Inglaterra, el

consorcio provee de tortilla y harina de maíz al

mercado europeo.

Compañía Nacional Almacenadora recibió

295 millones 818 mil pesos por apoyo al flete terrestre

y la pignoración de 962 mil toneladas de

maíz blanco.

Por compensación de bases a pagar al comprador,

5 mil 700 toneladas: 977 mil pesos.

Por apoyo a la exportación de 51 mil toneladas

de maíz blanco: 19 millones 195 mil pesos.

Total: 49 millones 691 mil pesos.

Bachoco. Perteneciente al gobernador de Sonora,

Eduardo Bours, y a su familia, es la empresa

avícola líder en México. Cuenta con una

red de distribución nacional y plantas procesadoras

que operan en más de 700 instalaciones,

organizadas en nueve complejos.

Con sede en Celaya, Guanajuato, es el principal

productor y procesador de productos avícolas

en México. Fue fundada en 1952, cuando

los hermanos Robinson Bours decidieron incursionar

en el negocio de la avicultura con una

granja para la producción de huevo en Sonora.

Entre sus principales marcas figuran Bachoco,

Dorado, Super Yem y Campi Alimentos

Balanceados.

Cuenta con una red de distribución nacional

y centros de producción que operan coordinadamente

en más de 700 instalaciones organizadas

en siete complejos productivos ubicados

en distintos puntos de la República.

Cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores

desde 1997 y en la New York Stock Exchange, a

través de American Depositary Receipts, donde

circula 17.25 por ciento de sus acciones.

En su más reciente informe a inversionistas,

la Dirección General de Bachoco indica:

“Las finanzas de la Compañía permanecen sólidas,

con efectivo e inversiones temporales de 3

mil 162 millones”.

Bachoco tuvo enormes ventas en 2007: 18

mil 208 millones de pesos. Y en el primer trimestre

de 2008 tuvo un buen arranques: ventas

de 4 mil 743.3 millones de pesos.

Y aún así esta empresa obtuvo del gobierno

subsidios amplios.

Bachoco recibió por pignoración de mil 684

toneladas de maíz blanco la cantidad de 438 mil

pesos.

Por flete terrestre de 135 mil toneladas de

maíz blanco: 35 millones 185 mil pesos.

Por apoyo directo al acceso de 24 mil toneladas

de granos forrajeros: 5 millones 881 mil

pesos.

Por compensación de bases a pagar al comprador,

3 mil toneladas: 754 mil pesos.

Por flete terrestre de 13 mil toneladas de

sorgo: 2 millones 749 mil pesos.

Total: 45 millones de pesos.

Tablex Miller. Produce y exporta sémola de

trigo duro a Estados Unidos, Centro y Sudamérica,

y es resultado de la unión entre Grupo

La Moderna de México y Miller Milling Co. de

Estados Unidos, cuya inversión inicial fue de

12 millones de dólares. Cuenta con fábricas de

pastas, galletas, envases y molinos de trigo. Su

representante es Miguel Ángel Bravo.

Grupo La Moderna cotiza en la Bolsa Mexicana

de Valores desde 1987.

A Tablex Miller se le conoce como el molino

de sémola de trigo

más moderno del mundo.

Opera desde 1999 en

Navojoa.

La Moderna tiene

una capacidad de molienda

de mil 600 toneladas

diarias. Miller

Milling Co., por su parte,

tiene una capacidad de

molienda de 800 toneladas

diarias.

Ya como Tablex Miller

ganó el Premio Nacional

de Exportación

2003.

De enero a mayo de

este año recibió 39 millones de pesos por apoyos

a la exportación de 96 mil toneladas trigo

cristalino.

Productos Agrícolas Aoass. Subsidiaria de

Cargill. Impulsa y promueve productos que demandan

los mercados nacional e internacional;

busca esquemas de crédito para el financiamiento

de la agricultura por contrato y fomenta

la producción de cosechas.

Entre sus productos figuran aceites y grasas

comestibles, acidulantes, nutrición animal,

algodón, azúcar, fertilizantes, granos y molienda,

además de sus servicios financieros.

Tiene presencia en Fuerte Mayo, Valle del

Mayo, Valle del Yaqui, Valle de Guaymas, Costa

de Hermosillo, San Luis Río Colorado y el Valle

de Mexicali.

Es la empresa líder en identificar los productos

agrícolas que demandan los mercados,

promover su producción y su eficiente comercialización.

Recibió 28 millones 974 mil pesos por apoyo

a la exportación de 54 mil toneladas de trigo

cristalino de la cosecha otoño-invierno de Baja

California y San Luis Río Colorado.

Ganadería Integral Vizur y SuKarne. Dotado

de una estructura corporativa, Grupo VIZ

opera como cabeza de las empresas Viz Pecuario

y Grupo Viz Comercial, que a su vez coordinan

las acciones de las subsidiarias Ganadera

Integral Vizur, SuKarne Producción, Ganadería

Integral SK, Ganadería Integral Monarca, Rendimientos

Proteicos y SuKarne, SA. El gobernador

de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla, compró

en 1997, siendo delegado de Infonavit en ese estado,

un millón de pesos en acciones del Grupo

Viz, propiedad de Jesús Vizcarra Calderón, actual

alcalde de Culiacán.

SuKarne, del Grupo Viz, ofrece en México

y Estados Unidos productos marinados o preparados.

En 2007 las ventas de la empresa fueron de

658 millones de dólares.

SuKarne tiene 15 por ciento de participación

en el mercado nacional de carnes frescas y

preparadas.

Ha crecido rápidamente: hace cinco años

contaba con 10 puntos de distribución y ahora

tiene 90; Nuevo León y Sinaloa son de los más

importantes.

Cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores

como Grupo VIZ. En 2005 su ingreso por ventas

fue de 6 mil 414 millones de pesos; dos años

después alcanzó la cantidad de 8 mil 769 millones

de pesos.

La empresa se encarga de cada animal desde

su nacimiento hasta la comercialización del

corte, por lo que le es necesario adquirir alrededor

de 450 mil toneladas de maíz anuales para

alimentar a su ganado.

SuKarne recibió 11 millones 912 mil pesos

por apoyo directo al acceso de 37 mil toneladas

de granos forrajeros nacionales de trigo cristalino.

Por compensación de bases a pagar al comprador,

46 mil toneladas: 4 millones 714 mil

pesos.

En tanto que Grupo Vizur recibió 25 millones

956 mil pesos por apoyo a flete terrestre de

99 mil toneladas de maíz blanco.

Total de subsidios: 41 millones 583 mil pesos.

✱✱✱

Los subsidios gubernamentales a estas 10 grandes

empresas no sólo han sido cuestionados por

organizaciones campesinas: hasta el propio

Consejo Nacional Agropecuario criticó a las autoridades

federales, en un comunicado oficial,

por otorgar subsidios a la exportación de maíz

únicamente a empresas comercializadoras, sin

canalizarlos directamente a los productores, lo

que, dijo, eleva el costo de los apoyos.

En los ciclos agrícolas de 2004-2005 y

2005-2006, Sagarpa entregó subsidios por 75.5

millones de pesos solamente a tres comercializadoras:

Cargill de México, Gradesa y Comercializadora

Profesional Mexicana.

Los agricultores mexicanos tradicionales,

en cambio, bajo el esquema de agricultura por

contrato, nada más reciben un subsidio de 160

pesos por tonelada.

Pero las empresas VIP, esas exitosas agroindustrias

mexicanas y transnacionales, reciben:

Por pignoración de cosechas o financiamiento,

185 pesos por tonelada.

Por flete, 190 pesos por tonelada.

Por primas de compra, 150 pesos del 50 por

ciento, al que se le suman 100 pesos más por anticipado

por tonelada.

Total: 625 pesos de subsidios por tonelada.

En este escenario, Cargill compró casi un

millón de toneladas de los 5 millones que se

producen en Sinaloa; Maseca y Minsa también

aseguraron su abasto para la producción de los

próximos meses.

✱✱✱

Felipe Torres, investigador del Instituto de Investigaciones

Económicas de la UNAM, estima

que la volatilidad internacional de los granos

continuará en los próximos 10 años, y los ganadores

serán principalmente los brokers, las comercializadoras

y los países productores.

“Cargill, una de las comercializadoras de

alimentos más importantes en el mundo, reportó

que sus ingresos netos entre diciembre de

2007 y febrero de 2008 sumaron mil millones de

dólares; fueron 86 por ciento superiores a igual

periodo del año fiscal 2007”.

Advierte el especialista: quienes sacan el

mayor provecho de la crisis alimentaria son las

empresas dedicadas a la producción de alimentos,

pero sobre todo las grandes comercializadoras,

que especulan con los altos precios de los

granos básicos (maíz, trigo, sorgo, arroz y soya).

Estados Unidos, Argentina y Brasil concentran

71 por ciento de la exportación global

de maíz, trigo y soya, según datos del Estimado

de Abasto y Demanda Agrícola del Mundo del

Departamento de Agricultura estadunidense,

lo que los convierte en los países ganadores del

alza de precios.




El sargento Pedraza, la leyenda del andarín

10/7/2018 El Universal - Deportes - El sargento Pedraza, la leyenda del andarín
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/60036.html 1/2
El sargento Pedraza, la leyenda del
andarín
PEDRO DÍAZ G.| El Universal
Martes 14 de octubre de 2003
El sargento Pedraza: la leyenda que, con el rostro envuelto en
sufrimiento, contagió a un país con su indeclinable tesón de ganador
Llegar a la cúspide deportiva no es fácil. Pero cuando se quiere y a uno le dan los medios para intentarlo, no hay
que dudar. Hacen faltan medallistas. Más y más. Hacen falta ejemplos en nuestro país. Podemos tenerlos.
Decidámonos.
Lo dijo José Pedraza.
El sargento. La leyenda que, con el rostro envuelto en sufrimiento, contagió a un país con su indeclinable tesón.
Porque esa medalla de plata tendrá siempre adheridos los destellos dorados que arañó en su afán por vencer al
ruso Vladimir Golubnichy.
Plata. Y lo inolvidable del momento: el emotivo ingreso del soldado de tez morena que devora el tartán en el
estadio de Ciudad Universitaria, y las miles de gargantas en un grito enfurecido en franco apoyo hacia la victoria.
El soldado humilde que se vio obligado a trabajar desde pequeño. Ése que lo hizo en el área de Transmisiones del
Campo Militar; a quien le gustó el basquetbol y el atletismo....
Pedraza: raíces purépechas, cara redonda curtida por el sol, el cabello corto, casqueteado. Y su palabra: "Cuando
un chamaco se me acercaba y me preguntaba: `oiga, ¿y cómo ganó su medalla de plata? , yo le contestaba: `Por
tarugo mano, porque si me hubiera preparado y entrenado mejor, esa presea pudo haber sido de oro, y yo un
campeón olímpico , y la chamacada se botaba de risa".
Sus fascinaciones
Tres eran sus fascinaciones: el basquetbol, las carreras y el Ejército.
Por eso a los 15 años ingresó a Transmisiones y siguió corriendo las distancias largas.
Fue una tarde de agosto, 1964. La vida cambió. Ese día, después de sus labores castrenses, se fue a la pista de
tierra del Plan Sexenal. Habría un chequeo con Eligio Galicia, los hermanos Tinoco y otros buenos corredores,
sobre la distancia de los mil 500 metros. Pedraza ganó.
Era la primera vez que vencía a Galicia, sin lugar a dudas el mejor en esa prueba. Después del duchazo, todavía
feliz, saboreando la victoria, Pedraza y sus compañeros se pusieron el uniforme y regresaban ya al cuartel.
Del Valle Alquicira le invitó a participar en esa peculiar prueba, la caminata. "Usted no sirve para las carreras de
fondo, sino para las caminatas", le dijo.
A los 15 días de aquella invitación, Alquicira organizó una competencia: 5 mil metros de caminata. ¡Sorpresa!, los
ganó Pedraza con ventaja de 300 metros sobre Márquez de la Mora; Colín llegó tercero y Baños en cuarto lugar.
Cuatro años después, Alquicira, en Ciudad Universitaria, atestiguaba ese inolvidable cierre de la prueba de los 20
kilómetros de marcha en los Juegos de la décimonovena Olimpiada...
Un potrillo hacia la medalla
"No hacía más que correr cuando chiquillo. Sin fronteras. Hasta que me cansaba, correteando animales o por puro
gusto. Respiraba aire puro. Me gustaba andar por ahí, desbocado como un potrillo. Era como los niños de rancho:
mi mejor juego fue tomar todo lo que la naturaleza nos dio: árboles, campo, piedras, arroyos, animales...".
Y una medalla. Ésta: Y llegó el día olímpico: 14 de octubre. El relato fue del sargento: "Hausleber y yo estábamos
seguros de ganar, porque ya había vencido a los mejores, incluido Golubnichy, quien era muy famoso por su bronce
en Tokio. Pensamos que la prueba no sería muy difícil, pero nunca calculamos que, al salir del estadio, uno de los
andarines me pisaría el zapato. ¡Qué barbaridad! Cuando vi que el grupo se me adelantó como 40 metros, perdí la
cabeza. De otro modo, no hubiera cometido el error de eliminar esa desventaja de inmediato, al subir por la
rampa para salir del estadio. Ese jalón fue la muerte... Una burrada total.
Twittear
10/7/2018 El Universal - Deportes - El sargento Pedraza, la leyenda del andarín
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/60036.html 2/2
"Competí tan a lo loco que, al llegar a los primeros cinco kilómetros, ya estaba en la punta, con el grupo en el que
se encontraban Golubnichy, Smaga, Reimann, el japonés Saito y el estadunidense Rudy Haluza. Iba al parejo de
ellos, pero ni mi respiración ni mis pulsaciones estaban bien y poco a poco fui perdiendo terreno.
"A los 12 kilómetros marchaba en el lugar 12, pero no me encontraba a mí mismo; parecía que no sabía caminar.
"Un grito de Hausleber me hizo reaccionar. Entonces apreté y empecé a mejorar hasta que en el kilómetro 16,
pasé al tercer lugar, detrás de los soviéticos. En esos momentos me sentí feliz: `Ya tengo una medalla... Pero voy
por más`. Estaba seguro de que los alcanzaría antes de la subida al estadio, pero entonces surgió otro problema:
me tropecé antes de la subida y, para no cometer un faul, tuve que hincar la rodilla en el piso. ¡Qué mala suerte!..
"Otra vez, cuando ya los tenía a unos cuantos metros, los soviéticos volvían a escapárseme. Perdí como seis
metros, distancia que a esas alturas, es ya muy importante.
"Cuando llegamos al estadio, ellos aprovecharon la bajada. Sabían que yo nunca me había distinguido por ser un
buenazo para recorrer las pendientes, así que me vi forzado a dar más y más".
La llegada de los soviéticos a la pista causó estupor. La de Pedraza, un alarido.
La prueba se redujo, ya, a esos 300 metros. El paso firme del militar era como un presagio de que aquella medalla
no sería sólo de bronce.
Pedraza atacó con rabia.
Hay quienes dicen que violó los reglamentos de la caminata en esa violenta acometida final. Lo cierto es que
reducía la ventaja.
Ya. Es la primera curva. Smaga cede ante el brutal acoso. Es rebasado por Pedraza. Pero va tras él. Y el mexicano
tras Golubnichy.
"Cuando pasé a Smaga me dije: `sí puedo, sí puedo` y concentré mi atención en Golubnichy. Sentí que lo
alcanzaba. Pude escuchar su muy agitada respiración. Pero en los últimos 50 metros él dio el resto, ése que yo
había perdido cuando me pisaron y me desconcentré; ése que se me fue en el tropezón; ése que se me fue en los
metros que perdí en la bajada... Y ya no pude alcanzarlo. Quedé a paso y medio de él, con una rabia infinita por
no haber sido capaz de ganar".
Golubnichy cronometró una hora, 33 minutos y 58 segundos; Pedraza, una hora y 34 minutos; Smaga, una hora, 34
minutos y tres segundos.
Pedraza agradecía la ovación, pero lo hacía con un lamento interior: Me había preparado para ganar... Y
comprendía que esa medalla de plata era la consecuencia de mis propios yerros".
Día 14: su cúspide deportiva. "Hacen faltan medallistas. Podemos tenerlos. Decidámonos". Lo dijo él.
Ver más @Univ_Deportes
comentarios
0


9.7.18

Ratón Jiménez, a los 31, una vez más

9/7/2018 El Universal - Deportes - ?Ratón? Jiménez, a los 31, una vez más
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/7223.html 1/1
?Ratón? Jiménez, a los 31, una vez más
PEDRO DÍAZ G.| El Universal
Jueves 09 de marzo de 2000
Más de dos años han transcurrido desde que boxeó por última vez;
algunos kilos, también...
‐‐‐...Si perdió el campeonato fue ¡por huevón!, porque aquel que no trabaja no gana. Y eso se lo debe agradecer a
Oscar Arciniega.
Desde la tranquilidad de su hogar, y lejos del gimnasio por cuestiones de salud, el manager Hilario Jiménez habla
de sus pupilos: a quien se refiere es al ex monarca mosca de la OMB, Alberto Jiménez, además su sobrino, ya con
31 años. Y el rival es Arciniega, con quien enfrentó el Ratón su último combate, en el ya lejano junio de 1997:
perdió Jiménez por nocaut en ocho, en la arena México y dijo adiós, temporalmente. Curioso: ambos ya se habían
enfrentado, en mutuos inicios: el 8 de octubre de 1988 Alberto venció en cuatro asaltos a Oscar, hasta que llegó el
momento de la venganza.
‐‐...Y debe agradecerlo el ?Ratón? porque él iba ganando; pero en ese momento no sé qué pasaba por su mente, y
cayó. No le venció Arcinega, no; le enseñó una lección de disciplina... Quien fuese campeón mundial ‐desde que le
arrebató el título el 11 de febrero de 1995 a Jacob Matlala en Sudáfrica: nocaut en ocho, hasta que lo perdió, seis
defensas después, ante el argentino Carlos Salazar, el 13 de diciembre de 1996 en Buenos Aires, quiere regresar.
‐‐Lo perdió porque se confió demasiado ‐‐dice quien a cargo tiene ahora su retorno‐‐; porque creyó que llegar con
el puro nombre ya espantaba al rival; porque entró a una etapa en la que no quería ni entrenar ni nada.
Después de ceder la corona, Alberto sólo tuvo un combate.
‐‐Está trabajando ya para regresar. Tiene como cuatro o cinco meses bajando de peso, porque subió mucho.
Ahorita se la pasa quemando kilos, tratamos de estabilizarlo. Si hace una pelea, sería a fines de este mes, en
supermosca. Quizás el 24 en Tijuana, donde actuará otro de los míos: Juan Prado. Poco a poco veríamos el
regresarlo a mosca, que es donde mejor se desempeña, por su estatura y todo eso.
Tras su combate ante Arciniega, nada se supo más del ex campeón, que "anduvo por ahí trabajando con su familia,
en algún puesto de juguetes, no sé, no me gusta meterme mucho. Después, yo le hice ver las cosas: regresas, le
dije, sólo que bajes de peso. Tienes casi dos años sin pelear y ahora debes prepararte muy bien para que tu
regreso sea bueno y no un ridículo: jugar frontón, correr, gimnasio... Y sí, ya está trabajando: manopleando,
sombras. Boxea seis asaltos con un muchachito que le sirve de sparring y seguro va a ser bárbaro: Román Campos,
a quien no hay que perder de vista. de veras".
Regresa el ?Ratón? Jiménez a los cuadriláteros dos años más tarde: "Y lo veo muy bien... con fuerza, velocidad,
ganas. Sí, un poco gordito, pero bajará..."
Ver más @Univ_Deportes
comentarios
0
Twittear


Muchos desesperan, se va, yo no

9/7/2018 El Universal - Deportes - ?Muchos desesperan, se van; yo no...?
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/10877.html 1/3
?Muchos desesperan, se van; yo no...?
. (Foto: EVA EDITH SPÍNDOLA/El Universal )
?Muchos desesperan, se van; yo no...?
Pedro Díaz G./Segunda de tres partes| El Universal
Jueves 06 de julio de 2000
En 1961 llevó Pepe Morales a Vicente Saldívar a su primer combate
profesional, en Oaxaca. Mucho ha ocurrido en su vida desde
entonces; cuatro décadas tuvieron que pasar para tener campeón
propio
AVicente Saldívar lo conoció José Morales cuando, a su regreso de los
Juegos Olímpicos de Roma, entrenaba el zurdo destinado a ser uno de
los mejores del orbe, con Pepe Merino, en el gimnasio Margarita.
Hasta allá fueron llevándolo sus pasos, a este José Morales, que se casa muy joven, a los 20, con Alicia Garay, ya
en México, y abandona sus ansias de boxeador, pero, siempre cercano al deporte, aprende a vendar a los púgiles, a
darles seguimiento, con Pancho Rosales; sigue las indicaciones, asimismo, de Adolfo el Negro Pérez.
Con ellos hace su carrera Saldívar, que deja a Merino. Y viven juntos cada paso; Pepe Morales le acompaña en su
debut como profesional, el 18 de febrero de 1961, cuando Baby Palacios cae en el segundo asalto ante la
contundencia de Saldívar.
Veintisiete combates después, una tarde de sábado, Pérez, Morales y Vicente se encuentran temprano, detallan,
toman un autobús bromean para sacudirse la tensión, como siempre, se alistan y cuando cae la noche están listos
para escribir la siguiente intermedia:
El fantasma de Ultiminio
El primer aviso para Ultiminio Ramos es en la propia ceremonia del pesaje... 26 de septiembre de 1964. Una vez
más, ha ganado apenas su gran batalla contra la enemiga de siempre: la báscula. Pero está tan debilitado que no
puede sostener los guantes con los que esta noche peleará contra Vicente Saldívar. Tres veces caen de sus
manos... Pero, además, poco queda de aquel Ultiminio de los primeros meses en México. Ya ríe menos. Quienes le
conocen afirman que no se ha recuperado moralmente desde la muerte de Davey Moore.
Este es el Ultiminio que en el ring de El Toreo expondrá hoy la corona mundial de peso pluma. Su rival, Vicente
Saldívar, ha tenido un año espléndido, que empezó con la conquista del título nacional febrero 8, nocaut en dos a
Juan Ramírez a su primera defensa exitosa abril 8: decisión en 12 sobre Lalo Guerrero, y una victoria sobre el
legendario Ismael Laguna primero de junio: decisión en 10, que le dio el derecho de retar al matancero. Es zurdo,
sí, pero espectacular; predomina en él el buen boxeo, pero también tiene punch: ha ganado por nocaut 19 de sus
23 peleas dos por puntos y otra por descalificación y, de no ser por una derrota por descalificación, se conservaría
invicto... Buen peleador, Vicente... Pero se dice en la plaza, quién sabe si en otros tiempos hubiera tenido
oportunidad ante el temible Ultiminio.
El caso es que la pelea es hoy, no en épocas pasadas. Y de sus ventajas saca provecho Vicente. Boxea sobre
piernas, eludiendo hábilmente los furiosos ataques de Ultiminio, y es certero en el contragolpe. Round tras round
se ve minada la escasa fuerza del antillano. En el noveno es un fantasma. Y cae, a finales del décimo, cuando ya
sufre de hemorragias en boca y nariz. Lo pone en pie el espíritu combativo de siempre. Pero apenas inicia el
undécimo ya tiene sobre sí a Vicente, quien lo acorrala en una esquina neutral y lo golpea furiosamente, sin
respuesta. El réferi Ramón Berumen no decide detener la masacre, hasta que, por fin, el comisionado en turno se
apiada y son encendidos los focos rojos: nocaut técnico.
Ya hay nuevo campeón.
Ha muerto una leyenda cubana.
Ha nacido una mexicana...
...Qué días, aquellos repite Morales qué días. Con Saldívar yo era ayudante y el Negro Pérez, el manager. Cuando
se coronó me recibí como entrenador y lo que viví fue una felicidad doble, inmensa. Entrañable.
Dólares para todos
?El dinero es para repartirse. Yo no conozco en México un solo manager que no reparta; uno solo que gane el 30
por ciento . Uno no lo conozco: porque no existe. El manager debe pagar ayudantes, gimnasio, aparatos... si
alguien se enferma le ayudas para su médico, sus medicinas; luego vienen ?no tengo para comer?, y les das. Como
Twittear
9/7/2018 El Universal - Deportes - ?Muchos desesperan, se van; yo no...?
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/10877.html 2/3
es tu boxeador tienes que pelearlo, que cuidarlo, que pulirlo, ?órale, ahí está...? Muchas veces te quedas tú a
medias por darle al peleador.?
De repartir, de eso se trata.
No lo comprendió así Alexis Argüello, nicaragüense, aun antes de ser campeón del mundo en tres ocasiones.
La historia: extrañamente, desde que conquistó el título mundial pluma, Saldívar sólo disputó un par de peleas
ambas titulares por año: en 1965 venció a Raúl Rojas nocaut en el 15 y a Howard Winstone decisión; en 1966, a
Floy Robertson nocaut en dos y a Mitsunori Seki por puntos... parece que este, de 1967, será un año diferente.
Porque empieza temprano: el 29 de enero noquea a Mitsunori Seki séptimo asalto, en la revancha. Después 15 de
junio, en Cardiff concede el desquite al galés Winstone y vuelve a derrotarlo por decisión. El 14 de octubre recibe
Winstone una tercera oportunidad, ahora en México, y es noqueado en 12 asaltos... Vicente sigue campeón, pero
esa misma noche, en el estadio Azteca, inesperadamente anuncia su retiro.
Se escindía el grupo. Inevitablemente.
Pepe Morales, tiempo después: En 1967, cuando Vicente se retiró por primera vez, yo me retiré del Negro . Le
comenté entonces a Nacho Beristáin, quien estaba como ayudante de la Chiva Arredondo: ?Me voy a ir, agárrate
con Pérez porque va a necesitar a alguien?. Y así fue. Entonces Saldívar me dice: ?Compadre, porque éramos
compadres, no se vaya, yo voy a regresar...? Y le contesté: ?No, es que me voy a trabajar por mi cuenta?. Ya tenía
apalabrado Laredo, donde me iba yo a ir...
Se fue Pepe Morales. Tres años vivió en la frontera Norte. Pero el destino indicaba Managua.
Vicente se retiró dos años, regresó y volvió a ser campeón, pero cuando ya había tres organismos: le ganó a Jonnhy
Famechon en su casa, Australia, pero ya no era el mismo. Dos años le habían pesado mucho, desgraciadamente. Y
entonces cuando él iba a pelear en Brasil, contra Eder Jofre, fue cuando me ofrecieron entrenar a Alexis Argüello
en Managua. Y Vicente me dijo: ?Compadre, pues mejor váyase en lugar de que se quede aquí conmigo?. Porque ya
había problemas entre el Negro Pérez y yo pues estaba entrenándolo para llevarlo a Brasil.
Partió Morales a Nicaragua. Y como si la vida de Saldívar y la suya estuvieran entrelazadas por vínculos intangibles,
uno, el manager, fue a conseguir un triunfo de su pupilo nicaragüense. Saldívar viajó a Brasil.
Alexis noqueó aquella noche a un púgil de apellido Rodríguez, que no tenía muchas facultades. Lo llevó el Tío
Jiménez. Fue en cuatro rounds; ese mismo día Jofre terminó con la carrera de Vicente, en Salvador, Brasil.
También en cuatro.
Misión cumplida. Ganó Argüello. Caminaba ya mejor el ?Caballero del Ring?, se desplazaba con libertad; elegante,
salía en pasos laterales. Triunfaba.
El nicaragüense ha sido considerado uno de los pugilistas más humildes dentro y fuera de los cuadriláteros. Su
verdadera grandeza, escriben de él en su país, radicó en esa mezcla de sencillez, decencia y profesionalismo.
Nació el 19 de abril de 1952 en Managua. Se inició en el boxeo profesional en 1968. Perdió sólo dos peleas en sus
primeros 37 combates, 29 de sus victorias fueron por la vía del nocaut y once de ellas ocurrieron en el primer
asalto. Ahí, Pepe Morales. Cuando se firmó la pelea entre Argüello y Ernesto Marcel, por el título mundial, solicitó
lo que creyó conveniente. Hasta ese momento su sueldo le era pagado por el gobierno de Anastasio Somoza. Un
año llevaba allá, 1973‐1974, el manager mexicano. Se presagiaban buenos tiempos. Pero...
Me acerqué a Alexis y le dije: ?¿Sabes qué?: ahora vas a pelear por mucho dinero y ya no quiero el sueldo que me
das, sino el 10 por ciento ?. Él recibía en ese tiempo la totalidad de su salario. Pues has de cuenta que le eché
agua hirviendo, o agua helada: pasaron los días y ya ni siquiera me hablaba... Pues ¡yo me voy!, decidí una noche.
Y volvió. Enseñó el mexicano al púgil nicaragüense, entonces peso gallo, a caminar. Básicamente. Porque Alexis ya
era un peleador de 10 asaltos. Después se convirtió en campeón pluma, aunque primero perdió con Marcel en
Canadá, se la robaron; posteriormente, con Rubén Púas Olivares, se coronó: Estaba perdiendo, Alexis. Pero era un
peleador que pegaba durísimo, y alguien con esa cualidad puede tumbar hasta el final. Y sí, en el treceavo lo tiró.
Se paró a fajarse, con el carácter por delante, este Olivares y ahí Argüello se lo acabó.
Alexis sufre su primer revés por decisión el 16 de febrero de 1974 en Panamá frente a Ernesto Marcel, en una pelea
donde se discutía el título de los pesos plumas. Gana su primera corona mundial pluma el 23 de noviembre de 1974
ante la leyenda Olivares. Luego defiende este título en cuatro ocasiones entre 1975 y 1976, ganando todas las
peleas por la vía rápida.
Volvió a México Pepe Morales.
Hay muchos managers que se desesperan, que se van del boxeo. Yo no. A mí esto me tiene encantado: no lo
cambiaría por nada dice, desde el confort de quien ha logrado, tantos años después, alcanzar cada una de sus
metas.
No sea iluso
9/7/2018 El Universal - Deportes - ?Muchos desesperan, se van; yo no...?
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/10877.html 3/3
Sucedió en 1905, en el gimnasio Ugartechea, de Tacuba 5: un empresario concertó una pelea boxística, en un local
con cabida apenas para 200 personas. En los corrillos del boulevar eran bien conocidos tanto Salvador Esperón,
descendiente del emperador Moctezuma II y miembro de acaudalada familia de la alta sociedad, como otro joven
llamado Fernando Colín: los dos eran aficionados al boxeo, teniendo cada uno su correspondiente conglomerado de
admiradores. Como haber sido pactado un duelo entre dos adversarios enconados, concertado fue el encuentro a
trompones refieren las crónicas, el cual tuvo efecto en el salón de Cultura Física Ugartechea. Juan José Tablada
fue el entrenador ?poético? de Esperón, quien resultó vencido en la demanda, con gran descontento de sus
partidarios, que se empeñaban en ponderar la superioridad de puños de su camarada sobre el vencedor.
...Eramos todos muy jóvenes: Adolfo Negro Pérez, Ernesto Gallardo, Toño Aznar y un servidor; y nos íbamos con un
profesor a aprenderle los secretos del boxeo: Salvador Esperón. Él le había enseñado a Ramón G. Velázquez. Tenía
como 80 años, entonces. Nos recibía, nos veía, y ordenaba: ?A ver, Aznar, tírame una buena derecha, fuerte?. Y
Toño: ?Pero, profesor, lo voy a lastimar?.
No sea iluso, jovencito respondía.
Ver más @Univ_Deportes
comentarios
0

¿Un deporte para muy pocos años?

http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/19518.html 1/1


Pedro Díaz G /Jorge Guzmán| El Universal

Miércoles 17 de enero de 2001

Casi fugaz se ha vivido el nacimiento, el desarrollo, el acabóse del
futbol rápido. Una historia que contar...
Tan sólo ocho años bastaron para terminar lo que inicialmente parecía
un próspero negocio en México: el futbol rápido.
Los orígenes de esta modalidad del futbol se encuentran en Europa a
mediados de los 60, con el nombre de futbol cinco, inicialmente
practicado por los profesionales del soccer en una cancha de hockey.
Una década después, el futbol rápido llegó a Estados Unidos, donde recibió el nombre de ?Indoor Soccer?, porque
se jugaba en interiores, y a principios de los 80 su práctica se extendió por todo el continente americano.
En México, el 26 de enero de 1989 fue creada la Federación Nacional de Futbol Rápido, reconocida por la
Confederación Deportiva Mexicana el 27 de junio de 1991.
La primera instalación de futbol rápido en el país se colocó en la Sala de Armas, en Febrero de 1989. Ahí, también,
se celebró el primer torneo oficial, con la participación de los equipos Lassers, Asteroides, Astros, Atlantis,
Tornados, Cometas, Olímpicos y Rayo). Ese mismo año se construyó la primera instalación fija de este deporte, en
Av. del Imán y Coscomate, a un costado del estadio Azteca.
Desde entonces, el crecimiento de instalaciones oficiales y no oficiales ha sido impresionante, y la lucha por el
poder ha encontrado distintos escenarios.
La primera liga organizada en México está registrada en 1989, y se desarrolló en el Centro Rayo con el nombre de
Liga Metropolitana de Futbol Rápido. Compitieron 12 equipos, incluidos los pioneros Meave, Shuma y Birmark.
Posteriormente, en junio de 1993 se inició el Circuito Profesional de Futbol Rápido con los ocho equipos
fundadores (Shuma, Perinorte, Rayo, Puebla, Real de San Luis, Veracruz, Michoacán y León 2000).
La separación formal del futbol rápido y el futbol soccer propició el nacimiento de una entidad reguladora a nivel
internacional. Fue así como el 22 de noviembre de 1992 se creó la Federación Internacional de Futbol Rápido
(FIFRA), la cual llevó a cabo su primer Campeonato Mundial en la ciudad de México, en Noviembre de 1997.
Actualmente, se habla de más de 2 mil 500 canchas en el país y más de un millón de personas que practican el
futbol rápido.
Actualmente, también, hay dos federaciones: la Federación Nacional de Futbol Rápido y la Federación Mexicana de
Futbol Rápido, ninguna de ellas reconocida oficialmente.
¿Hacia dónde va esta disciplina?
Todo parece indicar ‐‐aunque la FMFR lo niega y la FMF lo acepta, FIFA a determinado que todos los futboles ‐‐
playa, rápido, siete, sala‐‐ sean manejados por la federación. Pero la federación no acepta sino individuos,
equipos, ligas, es decir, sectores. Trabajarán, lo han dicho, aún sin registro, los nuevos federativos. Codeme, pues,
no tiene la capacidad de afiliarlos y la Federación Mexicana de Futbol no los afiliará.
No hay federación alguna en el futbol rápido. No obstante, en la lista de invitados para charlar con Nelson Vargas
sobre los planes del deporte, apenas hace unos días, el 12, se lee, y causa extrañeza, ?Federación Nacional de
Futbol Rápido: titular: Guadalupe Flores?.
Ver más @Univ_Deportes
comentarios
0
Twittear

Con Medel, la más dolorosa de mi vida

http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/14742.html 1/2

Pedro Díaz G.| El Universal

Miércoles 25 de octubre de 2000

A ritmo de ?La bamba? canta y autografía papeles Eder Jofre, El
Gallo de Oro, el mejor pugilista brasileño. Evoca...
Ha sido mencionado como el mejor pugilista brasileño de todos los
tiempos, campeón mundial, niño pobre, apasionado de la naturaleza,
vegetariano, siempre jovial. De él mismo dice: ?Lo que más odio es a la
gente alzada, que no habla con nadie...?.
Es 18 de agosto de 1960, por la noche. Los Angeles Sports Arena. Es la
primera vez que Eder Jofre sale de Brasil y la razón es grande: debe vencer a José Medel, mexicano, ídolo, uno de
los pesos gallos más importantes en la historia, para poder acceder a una pelea por el título mundial de la National
Boxing Asociation. Noveno asalto...
?Me dio un golpe a la barbilla que casi me hace caer. Siempre ha sido Medel un peleador guapo, fuerte, de duros
puños. Ya me tenía adolorido en la zona blanda, ya decía yo a mi entrenador, que era mi padre: por favor, aviente
la toalla , pero él, más fiero que nunca, desde que me inició en el boxeo, me advirtió: tu madre está apoyándote
desde Sao Paulo; todo Brasil espera que seas campeón mundial. Anda y ve por este triunfo... , gritó, y lo hice: salí
en el décimo asalto a matar a Medel, porque él estaba a punto de matarme a mí. No tengo duda: esa fue mi pelea
más difícil?.
En un párrafo, es cierto, algo largo, tiene cupo la crónica del desenlace aquella ocasión: nocaut sobre el mexicano
en diez asaltos. Le observan recargado en uno de los pasillos del hotel donde se realiza la convención, una decena
de curiosos. La mayoría le reconocen. Uno atreve, además de la foto con el campeón, recriminarle: ?híjole, Eder,
de no ser por ti el Medel hubiese sido campeón?, y cuando el aficionado se pone en pose para la gráfica, comenta
al oído del brasileño de perenne sonrisa: ?Te voy a dar un gancho como los del Huitlacoche...?, y Jofre entonces
pone cara de dolor, se queja, toman la foto y sigue cantando: ?¡Para bailar la bamba se necesita..!?
El pasado.
Todos quisiéramos una linda historia que contar a los nietos. Eder Jofre tiene tres: Axel, Lanika y Eder Jofre Neto.
Dos hijos tuvo Marcely Andrea. ¿Qué narrará a los suyos este campeón de boxeo?
Atreve en el mejor de sus intentos de español: ‐‐Mi historia deberá contar que yo, Eder Jofre, nací dentro del
ambiente boxístico; que mi padre, que de joven se aficionó a este deporte, después lo tomó como su forma de
vida y enseñaba todas las técnicas a sus pupilos. Que yo fui uno de ellos desde que a los tres años di una exhibición
con mi madre, Angelina Zumbano, que fue en realidad quien metió al boxeo a papá, don José Aristidés Jofre, pues
ella tenía seis hermanos pugilistas; que el deporte te puede llevar a muchos lugares del mundo y de la
imaginación; que cuando nací nada había en Parque Perucho, en Sao Paulo: ni agua, ni avenidas, ni calles, ni luz
eléctrica, ni asfalto... Pero, ahí, con tantos niños, todo lo había: árboles, tierra, espacio para poder jugar...
Pudo ser medallista olímpico, en Melbourne. Pero sólo llegó a cuartos de final. El chileno Claudio Barrientos le
venció en lo que fue su despedida del amateurismo. Jofre debutó entonces como profesional a los 21 años. Lo hizo
en Brasil, donde realizaría sus primeros 35 combates, antes de vencer a Medel en Los Angeles.
Dos peleas y tres meses más tarde Jofre ganó el título del mundo ‐‐que había dejado vacante Joe Becerra después
de causar la muerte a Walter Ingram y retirarse‐‐; le dio castigo singular hasta el asalto 5, para en el sexto salir a
acabarlo: Eloy cayó después de un cruzado de derecha que coronó por primera vez a un brasileño. Paulista, Eder
Jofre tiene ya 64 años. Es considerado el mejor púgil de Brasil. En 1960, tras vencer a José Medel obtuvo la
oportunidad del título mundial y enfrentó a otro mexicano, Eloy Sánchez. Defendió sus cinturones ‐‐posteriormente
también el de peso pluma‐‐, en 26 ocasiones. Jofre cayó, sin embargo, en 1965 ante el japonés Fighting Harada,
en Tokio. Un año más tarde abandonó el boxeo. Volvió tres años después, en peso pluma. En 1973, disputó
nuevamente un título del mundo. Venció al cubano José Legrá, en Brasília, y batió un récord de asistencia en su
país: 22 mil 500 personas.
A causa de una disputa entre empresarios, Eder Jofre perdió el título sin pelear: no pudieron cumplir con lo
estipulado por el CMB. Además, su hermano murió y dijo adiós a todo. ?Porque claro que suceden cosas malas en la
vida: como la muerte. A mí me dolió mucho la de doña Angelina Zumbano, mi madre. Pero esta de mi hermano,
que a los 30 se iba por cáncer, me abatió: tenía yo ya 41 años y 19 en los cuadriláteros?.
Sus números: 81 peleas, 74 victorias (50 por nocaut), cuatro empates y apenas dos derrotas.
Campeón peso mosca amateur de 1952 a 1956; en 1957, profesional en gallo, el Gallo de Oro; en 1958, Campeón
brasileño; en 1959, sudamericano y en 1960, mundial. ‐‐¿Sabes qué es lo que más detesto de la gente?, ¿lo que
Twittear
9/7/2018 El Universal - Deportes - ?Con Medel, la más dolorosa de mi vida?
http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/14742.html 2/2
jamás haría?, ¿lo que de verdad me da una rabia tremenda?... que la gente pierda el piso. Que cualquier persona,
por importante que sea, se levante el cuello, y camine a tu lado sin mirarte, sin la intención de cruzar un saludo,
siquiera, porque yo no soy así...
Ver más @Univ_Deportes
comentarios
0



24.10.17

Miento, todo el tiempo, hasta la locura; miento hasta el delirio...



El siguiente es el testimonio de Ernesto Salayandía García, un periodista mexicano que radica en Chihuahua y a quien le es primordial “olvidar el pasado para disfrutar a plenitud el presente”, como lo aconseja en los diferentes talleres en los que participa. Ha pisado muchos fondos; “terribles”. Pero su misión actual, dice, “es ofrecer a las personas la oportunidad de vivir en felicidad y en armonía, aprendiendo a manejar cada cual sus emociones”. Aquí nos describe de manera frenética, acaso angustiante, las razones de alguien acostumbrado a mentir, atrapado por las drogas y el alcohol y que suma ya 10 años “limpio”. Tiene 55 años, seis hijos, y transita por su segundo matrimonio. Y escribe la sección De adicto a adicto, que se publica los domingos en El Heraldo de Chihuahua, bajo el seudónimo de Teo Luna

Por Pedro Díaz G.

Yo soy alcohólico. Pero no sólo eso. También consumo cocaína; la morfina me hace pedazos el cerebro pero no dejo de metérmela aunque tenga los brazos negros, picoteados. 
Y sí, siempre he mentido. Desde pequeño, por miedo a mi padre, a sus golpes y a sus represalias. Por eso siempre le decía exactamente lo que quería escuchar; cuando iba en la escuela mentía a los maestros y a mis compañeros les inventaba tal cantidad de cosas acerca de mi vida que muchas de ellas no sé bien a bien si son recuerdos-obra-de-mi-imaginación. 
“Ahora vengo –le digo a mi esposa–. Voy a reunirme con unos clientes que comprarán publicidad para mi programa de radio. Y no. A estos clientes les salgo con que debo posponer la reunión hasta mañana, pues tengo una dolencia en la boca del estómago `y es imperativo ir de inmediato al doctor; no es la primera vez, es un viejo achaque, hereditario, tal vez`, insisto. Y los convenzo. 
Miento una y otra vez: llamo a mi jefe a la oficina para decirle que estoy en una reunión de negocios que se demorará hasta altas horas de la noche. Y miento al dealer que me vende la droga: seguro te la pago mañana.
Vivo en Chihuahua desde hace casi 10 años. Y ahora estoy de pie. Pero he caído en innumerables ocasiones: la más trágica, el día que me corrieron de la estación de radio absolutamente convencidos de que todo lo que salía de mi boca era una falsedad. 
Yo fui príncipe enamorador, conquistador, detallista, el de las frases tiernas.
–Mamita, cosita, pequeña, mi vida, amore mío, mi reina, pedacito...
A la casa de mi novia siempre llegaban arreglos florales, serenatas, detalles, llamadas telefónicas maratónicas. Claro que estaba mintiendo: ese príncipe –comunicador, platicador, motivador, el que compartía sueños, ideales, problemas, la llevaba al cine, a cenar, desayunar y a comer, la hacía sentir mujer y lo más importante para mi–, un día se cansó de fingir y dejó salir al grotesco sapo que llevaba dentro: a mi verdadero yo. 
La relación se volvió extremadamente enfermiza, destructiva, violenta, insoportable, aburrida; llegó la apatía sexual y a las malas caras siguieron los chantajes emocionales, las decepciones, los insultos, la ridiculización, las comparaciones, y, claro, cuando ella, mi mujer, me tenía acorralado porque me había descubierto en las mentiras, me tornaba un monstruo al que no le importaba llegar a la violencia física y emocional.
Y entonces: gritos, groserías, intimidaciones, hostigamiento, retos, amenazas, burlas, reproches, dolor, repugnancia, odio, sed de venganza, peleas por todo, actitudes infantiloides, revancha, quejas, reclamos, culpas, frustración, crisis  económicas, monólogos, desorden.
–¿Cuando –interrumpe el reportero, vía telefónica, el apasionado relato–. Cuándo empezó todo esto? 
–No tengo la menor idea de cuándo me hice adicto a las mentiras. Es una parte muy fuerte de mi enfermedad emocional. Y como alcohólico y como adicto me hice adicto también al engaño. 
–¿Por qué miente un alcohólico?
–Para ya no regresar al trabajo y agarrar la borrachera en la cantina. Para ello hay que engañarlos a todos: al jefe, a la gente con la que me comprometí, cualquier cosa, cualquiera. Sí, que me duele la muela. Que se me descompuso el coche.
–¿Sólo por eso?
–Miento por irresponsabilidad. O por hacer sentir bien a las personas; cierto, creo recordar que eso fue lo primero: a todos decirles que sí, que lo que ellos aseguran es lo correcto, aunque por dentro no dejen de ser para mí unos imbéciles; mentiras piadosas, sí estoy de acuerdo: le voy al América, aunque no le vaya. 
–Para salir de algún aprieto?
–Digo mentiras por quedar bien, por sobrevivir. “¿Fuiste al banco? ¿pagaste?”, “ya, mi amor”. No es cierto. Yo sé que estoy mintiendo. Pero no lo puedo evitar. Ese es el punto: que no tengo carácter, no tengo una tranquilidad emocional, por eso todo lo distorsiono. 
–¿Cuáles han sido las mentiras más grandes?
–Le oculté a mi mujer que usaba cocaína por más de 7 años y medio. Y claro que se daba cuenta: esa era la principal de las mentiras en las que vivía, la más aterradora. Sí me preguntaba “¿Porqué estás moqueando?”
“Ah, es que es un resfriado...”
“¿Por qué no tienes hambre?”
“Pues porque ya comí”. 
“¿Y por qué trabajas en la noche?”
“Porque soy más creativo con la luna...”
“¿A donde vas?”
“A ver a una persona que me debe dinero...” 
–Todo por las drogas –nueva interrupción al monólogo de un arrepentido. 
–Sí: cocaína y morfina. Tú no sabes de esas combinaciones: te obligan a construirte un mundo irreal. Te vuelves un sicótico. Te abruman tus propias historias y cada vez es más difícil sostenerte mintiendo.
–¿Un mentiroso sufre físicamente sus mentiras?
–Por supuesto: vendrá entonces la adrenalina, la ansiedad, mucha preocupación “no me vayan a cachar”, “no me vayan a cachar...” Y a quien lo hace, se enfrenta con ese escudo en el que me convierto bajo presión: empiezo a manejar un lenguaje corporal, facial, y la violencia se apodera de mis sentidos.
“Este es el resumen de mi vida: a la pereza la maquillé con las mentiras; las borracheras, mis adicciones, todo: he fingido fuertes dolores en la farmacia para que se apiaden de mi y me vendan medicamentos sin receta. `De verdad, señor, no aguanto más. Déme por favor algo para el cuerpo: rotafil, o morfina`...”. Y sí: finalmente me la inyectaba. Como buen adicto, les miento a los doctores.
–¿Se toca fondo? 
–Todo el tiempo: cada vez que mientes te degradas sin saberlo; yo mentía por celos. ¡Por celos! Establecía un pensamiento obsesivo generando la idea casi verdadera de que mi mujer me engañaba y comenzaba a mentirme a mi mismo, ¿hurgaba en su guardarropa y si se daba cuenta. “Es que tengo una cartera perdida, y la ando buscando”.  Y no: desesperada, enfermizamente quería encontrar algo me demostrara que ella me estaba engañando; que se acostaba con otro o con otros. 
–¿Cuántas falsedad, cuánta ficción hay en su vida?, ¿es grato decir mentiras?
–No. Es horrible, es muy feo vivir con las mentiras. ¿Cuántas he dicho en mi vida? No podría calcularlo: cientos, miles de mentiras. Y sabes qué: yo sí creo en mis mentiras. Una vez tenía yo un automóvil. Pero debía hasta la coronilla. El carro era mío, me engañaba a mi mismo, pero no tenía el valor de decir que lo debía, así que me hablaban los cobradores y les aseguraba: te pago el viernes. Pero de antemano sabía que no tenía dinero para pagarles; y en lugar de decir no, prefiero engañar a la gente: darles largas.
–¿Cuándo comenzó todo esto?
–Las primeras fantasías eran actividades de fin de semana que les contaba a mis compañeros de escuela, en donde nada era cierto: no iba al parque con mi padre ni éramos los dueños de los negocios de los que tanto presumía. Me fugaba de tal manera que ideaba unas patoaventuras, por decirles así, enormes, en las que mi padre era el héroe principal. Cuánto convivíamos en aquella época; aunque todo fuera una ilusión. 
–¿Le duele mentir?
–Imagínate esto: en mi programa en la radio, La voz de Chihuahua, le digo a la gente: “échenle ganas, la vida es hermosa, siempre lleven en su corazón una sonrisa, sean felices por dentro y por fuera...” ¿Y yo?: metido en una depresión absoluta, a punto de matarme. Yo tuve que tocar muchos fondos. Muy crudos: llegué a tomarme una botella de vodka diaria y por la nariz me metía de 15 a 20 pases de cocaína.
–¿Y el resultado?
–Por supuesto, me volví loco; dormía acompañado de cuchillos, sentía que me agredían tipos que llegaban por los ductos de la calefacción, que surgían de las coladeras. La mentira y la droga me causan delirios de persecución. La droga me roba mi trabajo, mi familia, mi dignidad. Todo.
“Estuve 35 días en Oceánica. Y hoy soy honesto conmigo mismo. Y si conozco gente mentirosa, la detecto. Sé que mis colaboradores mienten; que lo hace mi secretaria, He tenido más de 25 en unos meses porque todas mienten. Tengo un sexto sentido: cuando alguien me miente, lo percibo, lo olfateo. De ahí vengo.
–Es una nueva enfermedad nacional... 
–Y es muy triste, porque el México de las mentiras está por todos lados. 
–Qué sigue ahora, en su vida. 
–Después de mi estancia en los anexos, juro que he cambiado. Aunque no olvido los límites que he cruzado. Por las noches, cuando duermo, vuelve a mi una imagen recurrente: aquél príncipe que trató con tanta dulzura a su novia y ahora de casados no la baja de puta, de estúpida, de ridícula; siempre humillándola. 
–Eso es parte de la enfermedad de las mentiras.

–Sí. Me miento a mí mismo, pero lo más interesante: empiezo a considerar que yo tengo la razón. ¿Me lo crees? ¿Será verdad esta historia de que me he reivindicado, de que ayudo a la sociedad, de que soy un nuevo hombre de valores? Lee todo lo que he escrito: más de 550 artículos. Y estoy preparando un libro. Yo digo que sí. ¿O será otra serie más de mis mentiras?



Ciudad de México, 2007.



29.4.17

Los habitantes del Túnel 29

29/4/2017 El Universal - Deportes - Los habitantes del túnel 29 http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/37458.html 1/2 Los habitantes del túnel 29 Pedro Díaz G.| El Universal Domingo 09 de septiembre de 2001 Twittear Mayo de 1985. Tiene un nombre la tragedia: túnel 29. Y una historia, que inicia el 23 de mayo, cuando un primer encuentro de la final del futbol nacional, entre América y Universidad, termina con empate a uno en el estadio Azteca (goles de Carlos Hermosillo y Alberto García Aspe). Noventa mil aficionados asisten al llamado Coloso de Santa Úrsula. Un segundo partido será en el estadio de Ciudad Universitaria, tres días después. Y allá va la multitud, pintarrajeando vagones del metro, destruyendo camiones. Gritando en coro el triunfo por venir. Ingresan primero los porros y pronto llenan el inmueble. Cuando la orden es que nadie más entre al México 68, aficionados buscan los últimos recovecos y, apoyados por otros, comienzan a escalar a toda velocidad las paredes de piedra volcánica. Pasillos y tribunas se cubren, entonces, de sonrisas: porque los vendedores no pueden avanzar un sólo paso, entre el gentío; porque ya en la zona sur inician los primeros brotes: seguidores del mismo club hacen una escaramuza; porque el partido está por iniciar... Muchos fanáticos entran sin boleto y mientras en la gramilla de juego los futbolistas aflojan los músculos, en las bocas del estadio comienza un peligroso forcejeo. La muchedumbre pretende ingresar por la fuerza. ¿Cómo, si el estadio está completamente lleno? Así, a empujones. * * * Esta temporada Universidad llega a la final como superlíder: más partidos ganados, mejor ofensiva, noveles y dinámicos jugadores. Falta coronar la campaña con el título. América, el equipo grande, el de los recuerdos millonarios y grandes contrataciones, el de los "cracks", asiste con la convicción de que su experiencia les dará el triunfo. Todos, en la semana, buscan un boleto para la final. La afición el domingo se vuelca al estadio Olímpico. Desde muy temprano decenas de camiones son secuestrados por los porros. La policía, atada ante lo numeroso, no tiene más remedio que escoltarlos hacia las puertas del México 68. Estudiantes y maestros ingresan sin boleto, apenas muestren su credencial. Para evitar desmanes, granaderos y policía montada tratan de controlar el acceso a los porros, a quienes despojan de cinturones, fruta, periódicos y todo aquello que pueda ser utilizado como proyectil. Quienes evaden el cerco policiaco comienzan a trepar por las paredes. A las 11:00 horas, una hora antes del partido, el estadio está colmado. El sobrecupo es evidente: los bordes lucen saturados. En las gradas hay prácticamente el doble de aficionados. Los túneles también son ocupados; accesos cerrados. Cientos de personas las crónicas revelarán 20 mil con boleto pagado quieren entrar. No será posible. Se agolpan en las rejas de los túneles. En el 29 sucede lo increíble: juntos, apretujados, sin espacio suficiente para apenas respirar con cierta tranquilidad, la masa humana y esa su sicología sin sentido comienza a hacer la ola, ahí, enmedio de la nada, en ese sitio en el que poco sucede: ni un paso hacia adelante, ni uno atrás. Ni uno a los costados. Y los gritos, y el llanto de pequeños con espanto... Es tanta la presión de la gente que, pronto, convertida en avalancha humana, arrolla todo lo que encuentra a su paso. Caen al suelo los habitantes del túnel 29... La muchedumbre comienza a empujar, la barrera cede y en tropel se introduce, aplastando a las personas. Nada se sabe, en este momento, de la tragedia. Inicia el partido. Un estruendo sacude al estadio. La gente ríe. Pareciera una bala de cañón apenas disparada. No es así, es un tanque de gas que ha estallado en un puesto ambulante de tacos. En el campo de juego, las acciones transcurren, deportivas. La pasión en las gradas aflora. Atacan las porras. Las de la UNAM, como siempre, bajo el palomar; la de los rivales debajo del pebetero... Son claras las agresiones. La porra universitaria va hasta la de los americanistas, a quienes arrebatan inmensas banderolas, con las que corren, de uno en uno, ante la complacencia de la gente, que abre camino donde nadie pasa, sólo aquel que enarbole la bandera enemiga. Después, una vuelta olímpica por las gradas, hasta llegar a la zona del pebetero, donde son quemadas, al tiempo en que son lanzados infinidad de improperios a los adversarios. Un globo de papel de china con la imagen del puma se eleva. Resuenan las porras en emotiva fiesta. Nadie lo intuye, pero se ha ocultado la tragedia para no empañar el festejo que propone la final. El partido termina con empate a cero. Ambos cuadros corren a los vestidores. El sonido enmudece. La gente inicia un desconcierto. Cree que va a haber tiempos extra, o, cuando menos, tiros de penal. Pero nada: la mayoría 29/4/2017 El Universal - Deportes - Los habitantes del túnel 29 http://archivo.eluniversal.com.mx/deportes/37458.html 2/2 desconoce la existencia de un tercer partido, en caso de empate. En este caso. Al salir, la multitud queda desconcertada: en la explanada hay ya decenas de ambulancias de la Cruz Verde. Se piensa en los apoyos para atender insolaciones, en algún desmayo, en gente golpeada. Pero la historia es otra y tiene tintes de tragedia. La turba derriba puertas de metal, atropella a los indefensos, aplastadas mueren ocho personas tres niños y 70 más sufren heridas. * * * El lamento es colectivo. Pero no hay tiempo para el duelo: el partido termina sin goles pero el negocio debe continuar. La final se prolonga hasta Querétaro, en donde se disputa un tercer partido, donde el América termina con la victoria por 3‐1 (dos de Brailovsky y uno de Hermosillo; Ferreti anota por los universitarios), y es campeón. Ver más @Univ_Deportes comentarios 0